Prúa

Y esta entrada es un “remix” de dos del antiguo blog. Las junto por varias razones. Las evidentes: porque llevan hilos y lluvia. Y la que no lo es tanto: porque lo que contaba en ellas está relacionado.

Contaba que me encanta aprender, que soy aprendiz de mucho y maestra de nada, que intento aprender a bordar, a tejer, a pintar con acuarelas… que me siento como una exploradora casi sin moverme de mi mesa. Que me gusta aprender de la gente que tengo cerca y compartir conocimientos, y que el acerico que aparece en una imagen es el regalo de una amiga que me enseña cada día lo extraordinarias, a la par de mundanas (pasando de algunas acepciones de la RAE, claro, mundanas porque estamos en el mundo) que podemos ser. Que sin duda la vida es maravillosa cuando pintamos encima del gris.

Que sigo aprendiendo cada día. No os podéis imaginar la de palabras que existen en Asturies para nombrar a la lluvia, como prúa, el título de la entrada, pequeños tesoros que si no se pronuncian se mueren.

No Comments

Post a Comment